SLOW FOOD ES…

Slow Food es...

Una organización presente en 150 países a cuyos miembros los une el placer por la buena comida, el compromiso con su comunidad y el medio ambiente.

Slow Food, una forma de alimentarse y vivir

Aunque la 'slow food' nos haya llegado como una moda, es mucho más que eso. El movimiento aboga por la alimentación consciente y placentera, una forma de vivir más sostenible y la vuelta a lo local.

Hace apenas unos años que el mayor movimiento alternativo al consumo tradicional de alimentos, el Slow Food, cumplió un cuarto de siglo. El popular concepto culinario y ecológico alcanzaba los veinticinco años de existencia desde que empezó a practicarse a mediados de los ochenta gracias a su fundador, Carlo Petrini. Un revolucionario italiano convencido de que necesitábamos ir más despacio a la hora de vivir y, sobre todo, a la hora de comer.
 
Es, por ejemplo, comer con atención, conocimiento y lentitud, tomando consciencia de aquello que se esté ingiriendo. Optar por productos naturales, no procesados de forma industrial, escogiendo género local y de temporada, dejando a un lado el resto. Cocinar con las recetas locales, contribuyendo a que no se pierdan y a afianzar una cultura propia, una identidad, que demasiadas veces peligra. O defender una economía real, al margen de la especulativa, a través de la riqueza de la producción local y la dignificación de aquellos que la hacen posible en el día a día. 

¡Cambiemos el mundo empezando por la mesa!

Slow Food une el placer de la comida a la responsabilidad, sostenibilidad y armonía con la naturaleza.

SLOW FOOD es una forma de comer y un modo de vida.

La Comida entendida como placer, toma de conciencia y responsabilidad.